Menonitas en México

MENO 1

Entrar en una casa menonita es detener el tiempo y retroceder unos doscientos años. Sobre el impecable y bien cuidado piso se asientan los muebles ancestrales transmitidos de generación en generación, pintado de vivos colores donde predominan el rojo y amarillo. , Sobre las camas, dispuestas como lechos hasta alcanzar el techo, sobresalen los gruesos colchones y cojines de pluma.

 

 

 

 

Son extremadamente conservadores, sin lujos, ahorrativos y emprendedores. Solo emplean moderna maquinaria agrícola por las necesidades del campo, pero utilizan unos carromatos llamados "buguies" que son jalados por caballos percherones. Dominan la conserva de embutidos y carnes frías, saladas y ahumadas, frutos y vegetales y conocen los dones de la panadería. Pero su principal virtud, además de la agricultura, es la elaboración de productos lácteos principalmente la producción del famoso "queso mennonita".

 

 

 

 

Con una tradición de cuatro siglos, la vestimenta de los menonitas no ha cambiado mucho, ya que parecen sacados de un libro de historia de siglos pasados. Las mujeres desde niñas usan vestidos anchos y floreados sobre fondo negro o algún color oscuro, y sobre los hombros chales negros o floreado, sombreros anchos con listones de colores vivos, como el rojo o rosa y pañoletas de color blanco en las solteras y negra en las casadas. Los hombres usan pantalones de pechera u "overall" con sombrero de palma y los domingos o en ocasiones especiales usan traje negro con camisa también negra y sin corbata, sombrero de fieltro de alas anchas.

 

 

 

 

Sus casas semejantes a las aldeas de Sajonia que recuerdan los campos de Europa, son cuadrangulares con ventanas pequeñas, las paredes de adobe; que conocieron y aprendieron a elaborar en Cuauhtemoc, además crearon un sistema de construcción rápido para construir paredes consistentes en cimbras verticales de lámina que les permite hacerlas colando el concreto armado, se encuentran unidas a los establos, a veces prácticamente bajo el mismo techo, en contacto directo con el ganado; Siempre bien alimentado y cuidado con esmero. Los graneros, cobertizos, así como el horno, el pozo; con su estructura metálica del molino de viento o papalote que sobresale a la lejanía, y los talleres, están dispuestos alrededor de los patios de las granjas.

 

 

 

 

"Ganarás el pan con el sudor de tu frente" dice el precepto bíblico, y los mennonitas lo aplican en la educación de sus hijos, es por eso que las diversiones, los deportes; que consideran violentos, están prohibidos. Desde pequeños, los niños entienden y comprenden la seriedad de los problemas de la vida, así que desde la infancia deben ayudar al las labores del campo, cuidar las vacas, dar de comer a los cerdos y aves y cuidar de sus hermanitos menores.

 

Jamás los niños han admirado un árbol de Navidad en su casa, ya que tales adornos se consideran como manifestación de paganismo. Se les enseña desde niños a no dar manifestaciones de lucimiento de bienes materiales sino que se les educa para imitar a los pobres. El divorcio está terminantemente prohibido, y e los viudos o viudas se casan al poco tiempo sin guardar luto largo tiempo, el tabaco se usa con moderación ni el consumo de alcohol. No practican la música ni el canto fuera de la iglesia, ni tampoco se les permite bailar aún en reuniones familiares. Esta prohibido el uso de joyas, así como la asistencia a teatros, cines, juegos y espectáculos deportivos, ocurrir a cantinas y los juegos de cartas. El automóvil, la electricidad, y como consecuencia el uso de aparatos electrónicos.

 

 

 

 

La familia es la base de la organización social, de hecho el sistema de gobierno al interior de la familia es "matriarcal", es decir a pesar de que aparentemente las mujeres mennonitas no tienen ningún derecho, de hecho les está prohibido hablar en español, un mennonita no toma ninguna decisión si no lo consulta con su mujer. El matrimonio se realiza apenas los jóvenes pasan de la pubertad, y tiene características de contrato y tiene un alto grado de reproducción; son raros los matrimonios con menos de diez hijos. Dentro de la familia hay un profundo respeto entre los miembros y una obediencia y docilidad, rara vez violadas, hacia el padre.

 

Las autoridades son civiles y religiosas, pero las primeras están supeditadas a las segundas, de acuerdo con su organización teocrática. Los mennonitas en Chihuahua se dividen en dos grandes colonias: Manitoba y Swift Current. Cada colonia tiene un obispo y un jefe civil y cada uno de ellos, a su vez, es auxiliado por un subjefe. Los obispos tienen un predicador en cada campo. Existe, además un grupo de asesores que, en casos especiales, son convocados a las llamadas "juntas de hermanos", para resolver problemas de interés colectivo. Los jefes civiles se encargan de resolver los problemas pequeños, pero el Consejo formado por el obispo y sus predicadores tienen la facultad de vetar o aprobar las resoluciones de aquellos o las " juntas de hermanos".

 

 

 

 

Algo muy particular de los menonitas, son las "Instituciones para viudas y huérfanos y de seguros", una especie de "sociedades mutualistas" o bancos colectivos y refaccionarios; que tanto llamaron la atención al Gral. Obregón, cuando su cita con los enviados de Canadá, que hasta les pidió los estatutos de dichas instituciones financieras. La de seguros paga dos tercios de la propiedad destruida por incendio, el dinero se reúne prorrateando la cantidad entre los asegurados, evitándose así una complicada contabilidad por colecta de primas periódicas.

 

La propiedad está repartida individualmente en parcelas adquiridas a las dos Compañías que se integraron para comprar las tierras originalmente. Una vez pagado el lote en abonos, el propietario adquiere todos los derechos y obligaciones, así que entonces puede venderlo, si así lo decide a alguno de los miembros de su comunidad, pero nunca a un forastero.

 

 

 

Los mennonitas después de misa, cada familia monta en su carruaje para los días festivos; una caseta de metal pintada de gris, forrada de madera en el interior, tirada de un caballo, y se va a casa, para después visitar a los familiares. Esa es la única diversión de los domingos, que es el único día que no se trabaja, como lo marca la religión.

 

La educación consta de cuatro grados, impartida por maestros elegidos por la comunidad, es obligatoria y consiste en instrucción religiosa, leer y escribir y realizar operaciones matemáticas elementales. La etapa escolar es entre los seis y los trece años. En un solo salón separados los hombres a la derecha y las mujeres la izquierda como en la iglesia, los alumnos reciben la educación de su grado hasta que el maestro decide si debe pasar al siguiente.

 

 

 

 

La temporada de mayor trabajo marca el calendario escolar, Las vacaciones se disponen de manera de que los niños puedan ayudar a sus padres en las labores del campo. Así los meses de noviembre a marzo y mayo y agosto están dedicados al estudio.

 

Como el teléfono y el telégrafo no existen en la comunidad, su única comunicación es por correo, que depositan y reciben en Cuauhtemoc. Si hay necesidad de realizar alguna comunicación urgente, esta se transmite a galope de caballo o en uno de los "buguies ".

 

 

 


iata