Sin empujar, por favor

2012-09-26

Las personas que parecen empujar una pepita de oro gigante en la foto son fieles budistas que guardan turno para hacer su ofrenda: finísimas láminas de pan de oro, de unas pocas micras de espesor, en la base de una enorme bola de granito de más de 600 toneladas. Con ello esperan conseguir salud y fortuna.

 

La roca, de 7,6 metros de alto y 15 de circunferencia, está recubierta de oro y se sostiene en precario equilibrio sobre la cima de la montaña Kyaikhtiyo, en la provincia de Mon, en Myanmar (la antigua Birmania). Sobre ella se alza una estupa (construcción funeraria budista) conocida como La Pagoda de la Roca Dorada, de 7,3 metros de alto, donde, según la tradición, se guarda un cabello de Buda.



iata