Prohibiciones inesperadas en el lugar que viajas: en Londres ya no te ofrecen pajitas, en Oregon no hay músicos callejeros...

2013-04-04

Si hace unos días os hablaba de las 8 leyes vigentes más curiosas de Europa, entre las cuales te podían detener por golpear por almohada o prohibir coger un taxi si tienes la Peste, hoy os traigo otra colección de prohibiciones de lugares que cualquiera de nosotros podríamos visitar.

 

Con eso me refiero a que no son prohibiciones de alguna isla perdida, sino de ciudades importantes, casi todas ellas en EEUU y Europa. Así que tomad buena nota para que no os sorprendan:

 

Droga azucarada

 

El alcalde de la ciudad de Nueva York aspira a controlar el peso de sus ciudadanos, y por ello ha prohibido hace unos días las bebidas con más azúcar de la cuenta.

Parece que todavía no se había enterado de que en EEUU, por primera vez en mucho tiempo, la gente está consumiendo más agua y menos bebidas refrescantes (cuando antes era justo al contrario: no en vano, pedir una CocaCola en un restaurante siempre sale más barato que pedir agua, y encima te suelen rellenar el vaso por el mismo precio).

Y, de todos modos, el azúcar no es tampoco el mayor problema de Estados Unidos, o de medio mundo en general: la sal también lo es. La mayoría de nosotros consume más del doble de sodio recomendable para nuestra salud, lo que ocasionó en 2010 2,3 millones de muertes en el mundo debidas a ataques al corazón y otras cardiopatías, un 40% de ellas prematuras.

 

Silencio en la calle

La ciudad de Salem (Oregon) se ha convertido en la primera de EEUU en prohibir a músicos callejeros, particularmente a los saxofonistas, que al parecer abundaban mucho por la ciudad y eran responsables de la mayor parte del ruido.

Esto me recuerda a un científico victoriano muy maniático llamado Charles Babbage, que propuso la creación de un Decreto Babbage que reprimiese cualquier forma de disturbio de la tranquilidad pública. La gente se burló de Babbage y disfrutaba atormentándolo, pagando para que se agolpasen bajo su ventana violinistas, payasos, equilibristas, marionetistas, acróbatas sobre zancos, predicadores fanáticos y hasta falsas bandas de música con instrumentos desafinados.

 

Nada de pajitas

En los bares y restaurante de Londres ya no os ofrecerán nunca más una pajita para beber vuestro refresco: para que os la den tenéis que pedirla expresamente. Con la medida, pretenden reducir la contaminación por deshechos plásticos.

 

Nada de SMS o Whatsapp

Si sois de aquellos que disfrutan enviando SMS o tecleando en el smartphone mientras paseáis por la calle, entonces olvidad vuestra afición si estáis paseando por las calles de la la ciudad de Fort Lee (Nueva Jersey), que lo prohibió en mayo de 2012.

 

Nada de dar el pecho en público

Los niños mayores de dos años no podrán ser amamantados en la calle, siempre que eso ocurra en el barrio de Forest Park, de Atlanta. Al parecer, a la gente de allí le parece un acto totalmente indecente.

 

Viva los muermos

Si os queréis divertir, el despiporre, los vómitos callejeros, las borracheras, los bailes, las músicas, y el desfase tipo Salou… nunca viajéis a Weston, en Florida: han prohibido los karaokes, las discotecas, las salas de baile y las pistas de patinaje.

 



iata